domingo, 18 de diciembre de 2016

CAMBIO DE DIRECCIÓN

Después de seis años escribiendo el blog bajo el título Cosas que voy leyendo, le he cambiado el mismo; ahora se llamará héroes barojianos, en homenaje a esos personajes aventureros e idealistas del escritor vasco.
La nueva dirección a la que he migrado todo el contenido es http://heroesbarojianos.blogspot.com donde también he remozado la estética del blog original.

Muchas gracias a todos.

sábado, 17 de diciembre de 2016

TEATRO // LA EXINTA POÉTICA

 OPINIÓN: 
Nos decidimos por esta obra ya que en un suplemento cultural de ocio y cultura que seguimos aparece como la más valorada por los críticos de diferentes medios, los cuales la califican de muy buena o de obra maestra. Teniendo en cuenta lo difícil que es poner a la crítica de acuerdo.
El caso es que antes de que consumieran los primeros diez minutos de obra, una pareja joven que estaba a nuestro lado se salió del teatro; y es que La extinta poética no está hecha para todo el mundo. Los cuatro personajes que hay sobre el escenario es una familia de discapacitados que se abarrota a pastillas y esto puede hacérsele duro a personas que tengan familiares con problemas similares. Asimismo a veces los gritos entre los personajes pueden llegar a ser molestos. 
Sin embargo, a mi la obra me ha gustado por varios motivos; por el toque surrealista que tiene, por la coreografía de movimentos de los actores y los objetos en el escenario, por la introducción de conocidas poesías en los parlamentos y, sobre todo, por lo bien que están los cuatro actores sobre el escenario, en todo momento enchufados en sus papeles. El texto tiene varias capas de contenido y, te puedes quedar con el chascarrillo o chiste fácil -que los hay- o pasar a un nivel más profundo en el que transitan ideas sobre la soledad, la solidaridad y los anhelos.

Recomendado para: gente sin prejuicios y amantes de lo surrealista.

Web oficial de la producción:  http://teatroespanol.es/412/la-extinta-poetica/


domingo, 11 de diciembre de 2016

CINE // LOS EXÁMENES DE CRISTIAN MUNGIU

OPINIÓN:  Palma de oro al mejor director en el festival de Cannes de este año me ha parecido muy buena película con una interesante reflexión sobre la corrupción -en Rumanía, aunque extrapolable- y cómo ésta afecta, en mayor o menor medida a todos los estratos de la sociedad. Corrupto el el que acepta sobornos o los da; corrupto es el que pide favores o recomendaciones para saltarse listas de espera o aprobar exámenes, pero corrupto también es el que se cuela en la cola de una atracción. 
Con cierto optimismo en el mensaje, a pesar de proclamar que tire la primera piedra el que esté libre de pecado, la película cuenta con unos actores que han hecho un trabajo excepcional en cuanto a la credibilidad de su personajes; todo ello facilitado con un guión cuya inteligencia hace que la película funcione como un engranaje perfecto.
Recomendada para: amantes de los dilemas morales y estudiosos de la condición humana.

SINOPSIS:
Romeo es un médico de casi 50 años que dejó atrás las ilusiones relacionadas con su matrimonio, ahora acabado, y su Rumanía, destrozada por los acontecimientos. Para él todo lo que importa ahora es su hija, de 18 años. Tras los exámenes finales, la joven irá a estudiar a una prestigiosa escuela en Inglaterra. En la víspera del examen, la hija es atacada en la calle. A partir de entonces, hará todo lo posible para garantizar que ello no perturbe el destino que ha elegido para su hija.

domingo, 4 de diciembre de 2016

TEATRO // HAMELIN

OPINIÓN:
Muchas veces nos ha pasado que leemos una novela y más tarde vamos a ver la adaptación cinematográfica, la cual normalmente nos decepciona. Aunque digan que una imagen vale más que mil palabras, en la película suele haber menos riqueza que en la novela; o, por lo menos, esa es la sensación con la que suelo salir yo del cine.
En este caso, leí primero parte de Hamelin y luego fuimos al espacio Modus Operandi a ver la representación a la que se puede asistir  hasta el 18 de diciembre.
 El resultado es esta reflexión: ¿Qué aporta el actor a un texto teatral?  Así como en una adaptación cinematográfica se escribe un guión partiendo de la novela, en una representación teatral se representa el texto escrito con exactitud o con pocas variaciones.
Siempre desde mi subjetividad creo que la entonación de algunos actores ha sido algo plana y la de otros algo afectada (tercera acepción de la palabra entonación según la RAE: 3. f. Movimiento melódico con el que se pronuncian los enunciados, el cual implica variaciones en el tono, la duración y la intensidad del sonido, y refleja un significado determinado, una  intención o una emoción). Lo mismo ha sucedido con la expresión corporal.
Después de ver esta representación he llegado a la conclusión de que un actor puede potenciar o atenuar la complejidad del personaje, lo cual es muy peligroso a la hora de enfrentarse a un texto de Mayorga, donde los personajes son todo menos planos. Más allá de calificativos, de hacerlo bien o mal, me han interesado los resortes que enriquecen o empobrecen un texto.
Por otro lado, el hecho de representar una obra en una sala de 10x5 (siendo generosos), con un aforo máximo de treinta personas tiene mucho mérito; el actor puede oír cualquier movimiento del público y sentir en tiempo real su reacción; más si cabe teniendo en cuenta que el espacio dedicado al escenario y a las butacas (sillas en este caso) coincide.
  Montero recrimina a la prensa que están haciendo literatura y no presentando los hechos, pero él mismo está haciendo literatura mental en el caso Josemari; Montero cuestiona a una familia desestructurada cuando la suya se deshace lentamente; Montero cuestiona si su intervención ha terminado con un equilibrio en el que más o  menos todos eran felices para llevar la infelicidad al barrio... Leed a Mayorga. 

NOS VEMOS EN ESTA VIDA O EN LA OTRA - MANUEL JABOIS

OPINIÓN: cómo un par de pandillas marginales de poca monta y mucho peligro desencadenan el atentado terrorista más grande que ha vivido España es lo que nos cuenta Jabois en este libro. 
No es una obra que apabulle con datos sino la crónica de la vida de unos delincuentes comunes de Asturias que tienen acceso a dinamita y del momento en que se cruzan con unos delincuentes comunes marroquíes cuya deriva les ha llevado al islamismo radical. Esta forma de narración fluida -a modo de crónica negra- hace del texto un atractivo documento que nos sumerge en el submundo de la delincuencia sin llegar a enjuiciar demasiado a sus protagonistas.
Me gusta la prosa cipotuda de Manuel Jabois.
Recomendado para: quien quiera descubrir que no hacen falta grandes planificaciones ni financiaciones para liarla.

SINOPSIS: Una historia real y escalofriante que nos sumerge en un mundo de marginación y horror.
Esta es la vida aburrida, perdida y verdadera de un chico al que no le da miedo morir, que pone a la policía en jaque con una persecución en autopista con el coche de los atentados, que apenas se altera cuando el 11-M le dicen que los atentados los han hecho los terroristas a los que llevó las bombas. Esta es la historia de Baby, que fue detenido, condenado y que pasó varios años en un correccional rodeado de criminales menores con los que entabló relación. Ahora Baby ha salido y ha rehecho su vida con una mujer. Muy poca gente sabe quién es. Su físico ha cambiado. Vive en un pueblo de España en el que hace vida normal y es apreciado y querido por los vecinos.Al autor de este libro le ha costado un año y medio convencerlo para que contara su historia, el resultado es un libro emocionante y escalofriante a partes iguales. El escritor se ha pegado a su piel para recorrer los lugares de Avilés en los que se fraguó la historia. El título del libro es una frase del Chino, muerto en Leganés después de los atentados del 11-M. Al amanecer, después de todos los viajes a Mina Conchita, el Chino se despidió de Gabriel, Trashorras y los terroristas extendiéndoles la mano y diciéndoles: «nos vemos en esta vida o en la otra». 

sábado, 26 de noviembre de 2016

TEATRO // EL CARTÓGRAFO, VARSOVIA 1:400.000 DE JUAN MAYORGA

OPINIÓN: Si hubiera una enfermedad llamada incontinencia teatral, nosotros la padeceríamos. Cuando compramos las entradas para la representación de Ávila, todavía no había (o no conocíamos) las fechas para las representaciones de El Cartógrafo en Madrid y, además, no queríamos esperar. 
Ver una obra de Mayorga supone una vivencia intensa porque las escenas son patadas que te golpean, bien la cabeza bien el corazón llevándote a la implicación en la vivencia del espectáculo teatral tanto a nivel intelectual como emocional.
 El puzzle temporal de El Cartógrafo funciona como un mecanismo de relojería que nos lleva al gueto de Varsovia donde un cartógrafo y una niña (¿de leyenda?) desarrollan sus mapas; luego nos encontramos con esa misma niña a los treinta y siete, a los cincuenta (Varsovia comunista) y a los setenta años; todo ello partiendo de lo que podría ser la actualidad en la que Blanca inicia su búsqueda tras el conflicto interior que se desencadena (supuestamente) al ver unas fotografías. 
El asunto del holocausto está fuera de toda duda y Mayorga huye de maniqueísmos fáciles para explorar ese gueto a través de la intrahistoria de pequeños personajes que lo vivieron, usando el mapa que el cartógrafo y la niña crean como arma de exploración. Una vez más Mayorga nos mete el gol desde el corner y ataca el problema desde el margen, desde pequeños personajes de la historia que nos llevan de lo particular a lo universal 
¿De qué nos habla el autor? Las obras de Mayorga son un magma de temas. Uno de ellos, recurrente en el dramaturgo madrileño,  es el de la construcción y delimitación de la realidad así como su manipulación. Definitio est negatio. La identidad de los personajes, por lo tanto, está cuestionada en esa realidad.
El trabajo de los actores nos ha fascinado. La creación de los diferentes personajes que cada uno representa a través de la modificación de la voz y de pequeñas actitudes gestuales nos ha dejado la boca abierta. 
Que el personaje que venía interpretando Blanca Portillo lo interprete García-Pérez en un momento dado hizo sonreír a mi intelecto, brillante la transición. Que en un momento en el que teníamos a una niña sobre el escenario -con nuestra incredulidad suspendida- la actriz se yerga y nos diga que hay una parte que no pueden representar, que la van a leer, es un golpe a lo más emocional del espectador. La interpretación de García-Pérez del "textazo" sobre las avalanchas... sublime.

El Centro de Congresos y Exposiciones de Ávila no es un buen sitio para ver teatro. Las tres primeras filas no tienen caída y a nosotros, que estábamos en la tercera fila, las cabezas de otros espectadores nos tapaban mucha visión del escenario, que estaba prácticamente a la altura de nuestras cabezas. Los teatros que nos gustan son aquellos en los que el escenario está siempre por debajo del público y puedes ver todos los elementos que pueblan la escena; además somos de teatros pequeños (Cuarta Pared, Teatro del Barrio y nuestra añorada Guindalera, por ejemplo). 

Te levantas a las seis y media, vas a trabajar. Sales -por fín- hacia Ávila, hay mucho tráfico en sentido contrario, el Black Friday hace estragos en todos los sentidos. Nieve en Guadarrama, frío en la muralla. Ávila está bonito, tomamos un chocolate para entrar en calor y, muertos de sueño,  frío -a pesar del chocolate- y cansancio, nos vamos al teatro. Tenemos la suerte de coincidir en el vestíbulo con el autor. Dos horas y media de función; salimos del teatro sin frío ni cansancio, volvemos a Madrid, nieve en Guadarrama. Lo de la incontinencia teatral debe de existir, acabamos de comprar entradas para el próximo viernes; Hamelin, de un tal Mayorga, el hombre del vestíbulo. No se os ocurra morir sin ver una obra suya.

Recomendado para: espectadores que van al teatro para que los golpeen.

El hombre del vestíbulo.




miércoles, 23 de noviembre de 2016

LA MUJER DE LA LIBRETA ROJA - ANTOINE LAURAIN

OPINIÓN: Si fuera americana sería una comedia romántica, pero como es francesa incluye elementos dramáticos. La mujer de la libreta roja es una novela de usurpación de identidad que cae en algunos lugares comunes. A veces suspende la acción y no sabemos por dónde va a salir el personaje principal cuyas acciones a veces no se sostienen al estar el hilo argumental cogido con alfileres.
Recomendado para: francófilos.
SINOPSIS: Sus días de banquero pertenecen al pasado. Ahora, Laurent Letellier es el feliz propietario de una pequeña librería parisina. Cuando una mañana, camino del trabajo, se topa con un bolso de mujer abandonado sobre un cubo de basura, decide llevárselo a la tienda con la noble intención de devolverlo a su dueña. Desaparecidos el billetero y el móvil, su propósito parece casi imposible si no fuera porque, entre diversos objetos femeninos, Laurent encuentra una libreta roja llena de anotaciones, pensamientos y recuerdos. Cediendo a la curiosidad, se sumerge en la jugosa lectura y, como un si de un rompecabezas se tratara, empieza a reconstruir la vida de Laure, amparado por la excusa de hallar alguna pista que le permita localizarla. Sin embargo, para qué engañarse, el diario también es una llave a la intimidad de la enigmática desconocida, lo que ejerce sobre Laurent una irresistible fascinación. Y mientras él se entrega de lleno a una absorbente labor detectivesca, Laure regresa a casa después de recuperarse en el hospital de las secuelas del atraco. De pronto, los papeles se intercambian, y en un giro sorprendente, Laure se convierte también en investigadora, empeñada en descubrir quién es el misterioso hombre que ha depositado el bolso, con todo su preciado contenido, en el salón de su casa.