domingo, 27 de noviembre de 2011

EL VIAJERO DEL SIGLO - ANDRÉS NEUMAN

OPINIÓN:
Me ha gustado mucho aunque alguna parte de las más de quinientas páginas se me hizo algo pesada. 
Lo primero que me llamó la atención en la hojeada previa a la lectura, fue que no se veían guiones acotando diálogos por ninguna parte, luego comprobé que tampoco había comillas; finalmente vi que los diálogos en esta novela, que son muchísimos, no están delimitados de ninguna de esas maneras, sino que se mezclan directamente con el discurso del narrador de forma libre.
Si bien un dulce no amarga a nadie, si no te gustan la historia y la literatura o no estás dispuesto a coger unas nociones básicas por Internet, tal vez esta no sea tu novela. La trillada historia de amor que nos cuenta la obra no es más que una excusa para reflexionar sobre el propio amor, las convenciones sociales, el conformismo,  las fronteras geográficas y mentales, los nacionalismos, las lenguas y una infinidad de cosas más.
La riqueza léxica de El viajero del siglo se hace notar desde las primeras páginas, posiblemente acudas al diccionario más de una vez.
Me han hecho gracia los nombres de los personajes. Entre ellos tenermos guiños a futbolistas Klinsmann, Voeller, Rumenigge; músicos: Alvaro Urquijo; un papa: Ratztrinkier e incluso a la estirpe del propio autor, puesto que encontramos a un Henry Neuman.
El curioso que apenas hay descripción física de los personajes, incluso de los principales; de hecho la referencia más larga al físico del personaje principal se hace en la página 373. Contrariamente, la profundidad psicológica de los personajes es inmensa.
La trama y subtramas se precipitan en las últimas páginas y resuelven de manera rápida, cosa que, personalmente, no me ha importado lo más mínimo puesto que el libro me ha dejado un gran sabor de boca.
Si hay que ponerle un pero, es que le sobran páginas.
Recomendado para: amantes de la historia y de la literatura.






SINOPSIS SEGÚN LA EDITORIAL:

Un viajero enigmático. Una ciudad en forma de laberinto de la que parece imposible salir. Cuando el viajero está a punto de marcharse, un insólito personaje lo detiene, cambiando para siempre su destino. Lo demás será amor y literatura: un amor memorable, que agitará por igual camas y libros; y un mundo imaginario que condensará, a pequeña escala, los conflictos de la Europa moderna.
El viajero del siglo nos propone un ambicioso experimento literario: leer el siglo XIX con la mirada del XXI. Un diálogo entre la gran novela clásica y las narrativas de vanguardia. Un puente entre la historia y los debates de nuestro presente global: la extranjería, el multiculturalismo y los nacionalismos, la emancipación de la mujer.
Andrés Neuman despliega un mosaico cultural al servicio de un intenso argumento, pleno de intrigas, humor y personajes emocionantes, con un estilo rompedor que ofrece a estas cuestiones un sorprendente cauce.

miércoles, 23 de noviembre de 2011

LA LUNA ROJA - LUÍS LEANTE


OPINIÓN:

Si pusiera título a mis opiniones, el de La Luna Roja sería "una novela como las de antes", ya que en cierta manera me ha recordado a los novelones del XIX o, si queréis venir un poco más cerca, a las de Baroja. ¿Por qué? Pues porque abarca gran parte de la vida de sus personajes, no se centra en años o meses puntuales como hace muchas obras modernas. Sin embargo la estructura nada tiene que ver con siglos precedentes puesto que el tiempo no es lineal en la novela, hay continuos flash back y, además, no hay un protagonista absoluto de la novela, sino dos.
La trama está bien planteada y el autor nos la va dosificando para que no despeguemos la nariz del libro; también está fragmentada temporal y espacialmente y crece y crece con continuas sorpresas.
Leante maneja dos narradores, uno en primera y otro en tercera persona. Es con este último con el que mejor se desenvuelve el autor.
Metaliteratura: literatura que habla de literatura. La relación de un autor con su traductor y la reflexión sobre el proceso creativo están presentes en la novela.
Recomendado para: todo el mundo.


SINOPSIS SEGÚN LA EDITORIAL:
Una novela sobre secretos y pasiones, sobre el amor por los libros, por las historias y por contarlas. Las vidas paralelas de un escritor, Emin Kemal, y su traductor, frustrado por su falta de talento literario. Y en el centro, una mujer ambiciosa a cuyo alrededor giran los dos hombres incapaces de escapar del círculo.
Un autor turco en el declive de su carrera muere en extrañas circunstancias. Su traductor al castellano se verá envuelto en la muerte del escritor y en una trama que lo obligará a destapar su propio pasado y el de Emin Kemal en Estambul. En la atmósfera de confusión flota la presencia oscura de Derya, esposa y amante.
Un conmovedor viaje por el tiempo, por paisajes y personajes que nos resultan cercanos y exóticos a la vez gracias a la habilidad narrativa de Luis Leante, Premio Alfaguara de Novela. La Luna Roja es un minucioso juego de espejos, un inquietante relato sobre la identidad y la literatura como parte de la vida.




sábado, 12 de noviembre de 2011

BILBAO - NEW YORK - BILBAO - KIRMEN URIBE

OPINIÓN:
No me ha gustado. No es una novela (ni siquiera una nivola). Lo narrado no me interesa en absoluto: es demasiado personal del autor, nada universal como se supone a una obra maestra. La forma de narrarlo es en períodos sintácticos cortos, sin riqueza. La supuesta innovación no se la veo por ninguna parte ¿es una innovación incluir un artículo de la Wikipedia? Si tuviera que ponerle un adjetivo a esta obra sería la definiría como infantil; ¿Por qué? Porque cuando un niño quiere escribir, lo primero a lo que recurre es a hablar de su papá, de su pueblo y de su abuelito. Y por acabar con el repaso, a la señora traductora y los señores editores se le  ha colado un delante nuestro en la página 163.
Si quieren salvar algo de Bilbao - New York - Bilbao agárrense a las mínimas dosis de realismo mágico y a las pueriles reflexiones sobre el proceso de construcción de la novela.
Que me perdonen los señores que conceden el Premio Nacional de Narrativa, pero se han lucido.
Recomendado para: gente de Ondarroa y para aquellos deseosos de encumbrar a alguien de su tierra a cualquier precio.


SINOPSIS SEGÚN LA EDITORIAL:

Cuando Liborio Uribe supo que iba a morir, quiso ver por última vez un cuadro de Aurelio Arteta. Pasó toda su vida en alta mar, surcó sus aguas a bordo del Dos amigos y, al igual que su hijo José, patrón del Toki Argia, protagonizó historias inolvidables, caídas para siempre en el olvido. Años después y frente a ese mismo cuadro, el nieto Kirmen, narrador y poeta, rastrea esos relatos familiares para escribir una novela. 


Bilbao-New York-Bilbao transcurre durante un vuelo entre el aeropuerto de Bilbao y el JFK de Nueva York, y desgrana la historia de tres generaciones de una misma familia. A través de cartas, diarios, e-mails, poemas y diccionarios, crea un mosaico de recuerdos y narraciones que conforman un homenaje a un mundo prácticamente extinguido, a la vez que un canto a la continuidad de la vida. 

Con esta novela, ganadora del Premio Nacional de Narrativa 2009, del Premio Nacional de la Crítica 2008 en lengua vasca, del Premio de la Fundación Ramón Rubial y del Premio del Gremio de Libreros de Euskadi, Kirmen Uribe debuta de manera deslumbrante en el panorama narrativo hispánico. Considerado uno de los más destacados renovadores de la literatura actual, se adentra en las aguas de la autoficción con una escritura rica, compleja y sugerente realmente conmovedora.




viernes, 4 de noviembre de 2011

TODO ES SILENCIO - MANUEL RIVAS

OPINIÓN:
La novela está dividida en dos partes.Una en el pasado: narrada en este tiempo verbal observamos un buen manejo de personajes infantiles por parte del autor, cosa nada fácil. La otra se desarrolla en el presente, tiempo difícil de manejar, en el que el autor se muestra cómodo.
Me ha gustado a pesar de que, a veces, me he perdido entre las metáforas de Rivas. No debería acercarse a esta obra quien busque novela negra al uso, ya que lo más importante en este caso es cómo se narra y no lo que se narra; no hay trama compleja ni sorpresa final.
Los personajes están perfectamente trazados. Vemos como alguno de ellos va degenerando según sus ingresos y su poder aumentan; la violencia y despotismo de la segunda generación de narcos está patente en la novela.
El final me ha dejado un poco frío aunque esto no empaña demasiado el disfrute obtenido a lo largo de novela.
Me ha hecho gracia es uso de palabras como fulespín (con el significado de a toda velocidad) que el diccionario no recoge porque procede de la adaptación de Full speed que usaban marineros británicos en Galicia.
Una curiosidad de esta novela es que el topónimo Brétema, usado en la primera edición, se cambiará en las siguientes por Noitiá, ya que la escritora Marina Mayoral lo reclamó como propio de varias de sus obras.
Recomendado para: cualquiera al que le guste paladear la palabra escrita.

Página de la editorial



SINOPSIS SEGÚN LA EDITORIAL:
En Noitiá, en la costa atlántica, hubo un tiempo en que las redes del contrabando, reconvertidas al narcotráfico, alcanzaron tanta influencia que estuvieron muy cerca de controlarlo todo: el poder social, las instituciones, la vida de sus gentes.
Fins, Leda y Brinco exploran la costa a la búsqueda de lo que el mar arroja tras algún naufragio, el mar es para ellos un espacio de continuo descubrimiento. El destino de estos jóvenes estará marcado por la sombra odiosa y fascinante a un tiempo del omnipresente Mariscal, dueño de casi todo en Noitiá.
Manuel Rivas, con una prosa incisiva que tan pronto es mar en calma como embravecido, da forma a un universo fronterizo en el que los silencios van moldeando a cada uno de los protagonistas. Una novela que relata cómo los círculos del crimen rodean y corrompen, no siempre con éxito, el extraño duende de la condición humana.