lunes, 26 de diciembre de 2011

DESEOS - MARINA MAYORAL

OPINIÓN:
Me ha gustado y, a la vez, sorprendido, ya que esta autora era totalmente desconocida para mí. Mi interés por ella nació cuando le reprochó a Manuel Rivas haber usado el topónimo Brétema en la novela de éste Todo es silencio.

En Deseos no hay un hilo argumental claro, tampoco importa, porque lo realmente interesante es el microcosmos que la autora crea  en un ambiente algo axfisiante de población pequeña. Salvando las distancias en muchos aspectos, esa atmósfera me recuerda a la de La Regenta.

Los personajes están bien definidos. El título de la novela alude a las relaciones de unos con otros, puesto que se desean, se aman, se odian y toman relieve definiéndose a través de esas conexiones que los unen o los separan.

El paso del tiempo, diferencia de edad y de formación en las parejas, la trascendencia, la soledad, la amistad y la muerte son temas que recorren el texto y se analizan desde la óptica de diversos personajes.

La acción se desarrolla en un mismo día, desde las seis de la mañana hasta las doce de la noche (evidentemente hay mucho flash-back) presentándosenos muchas veces un mismo momento desde la vivencia de dos personajes diferentes.

Al principio me costó un poco entrar en la novela ya que no es habitual encontrarse con un narrador en segunda persona y en presente (también lo hay en primera y en tercera en pasado, pero son minoritarios), a
 modo de monólogo interior.

Las descripciones del entorno se limitan a elementos básicos y significativos de la ciudad: catedral  campanas, un par de calles y poco más.

Para recordar: la escena de las nueve de la mañana con Georgina, Ana Luz y Benilde, con un sabor muy teatral.

Para olvidar: el diálogo de las once mañana entre Consu y Monterroso, además de algún capítulo innecesariamente reiterativo

Recomendado para: todo el mundo de treinta años en adelante.

SINOPSIS SEGÚN LA EDITORIAL:

Un hombre camina por una calle silenciosa. Tras los cristales de ventanas cerradas muchos ojos lo observan al pasar. ¿De dónde viene Héctor Monterroso?
Una violación, una muerte inesperada, un accidente conmocionan a la ciudad, aparentemente tranquila. El sonido de las campanas va marcando las horas de un día excepcional.
Los deseos, como un hilo invisible, relacionan a los distintos personajes: deseos ocultos, prohibidos, difíciles o imposibles de realizar, a veces cumplidos, otras insatisfechos, pero tan intensos que condicionan sus vidas.
Deseos, una novela con la profundidad psicológica y el humor característicos de la narrativa de Marina Mayoral.

domingo, 11 de diciembre de 2011

EL RUIDO DE LAS COSAS AL CAER - JUAN GABRIEL VASQUEZ

OPINIÓN:
No me ha gustado. No es un desastre, pero el autor puede dar mucho más de sí.

Hay dos cosas que no me satisfacen de esta obra: 
La primera es el tratamiento del tiempo: no veo justificados los saltos temporales, ni argumentalmente ni estilísticamente, lo que me ha llevado a pensar que hay un núcleo de la novela que empieza en la página 137 y acaba en la 209, y que lo anterior y posterior es rellenado, puesto que es menos interesante y más flojo.
La segunda cosa que no ha acabado de convencerme, son las relaciones entre los personajes: No encuentro justificado en el desarrollo de la novela  la atracción de Yammara por Laverde o por su hija. Asímismo, no veo bien definido al personaje- narrador Antonio Yammara, no puedo hacerme una imagen clara de él ni de su carácter salvo por lo pusilánime de su actitud.


He aquí algunas de las notas que tomé durante la lectura:
Página 57 puntuación curiosa "no sentía nada: estaba distraido: el miedo me distraía."
Página 81 diálogo irreal entre pilotos: pienso que cuando comandante y copiloto hablan entre sí no lo hacen en términos "gira a la derecha o izquierda", como si fueran en coche.
Página 95 usa cinco veces el verbo decir en acotaciones y una en una frase de un personaje, no creo que sea algo buscado. Debería usar sinónimos con algo más de contenido semántico.
Página 230 "yo dije unas palabras cuyo alcance no alcancé a determinar". Sin comentarios.
Recomendado para: interesados en la cultura colombiana.

SINOPSIS SEGÚN LA EDITORIAL:

Tan pronto conoce a Ricardo Laverde, el joven Antonio Yammara comprende que en el pasado de su nuevo amigo hay un secreto, o quizá varios. Su atracción por la misteriosa vida de Laverde, nacida al hilo de sus encuentros en un billar, se transforma en verdadera obsesión el día en que éste es asesinado.
Convencido de que resolver el enigma de Laverde le señalará un camino en su encrucijada vital, Yammara emprende una investigación que se remonta a los primeros años setenta, cuando una generación de jóvenes idealistas fue testigo del nacimiento de un negocio que acabaría por llevar a Colombia —y al mundo— al borde del abismo. Años después, la exótica fuga de un hipopótamo, último vestigio del imposible zoológico con el que Pablo Escobar exhibía su poder, es la chispa que lleva a Yammara a contar su historia y la de Ricardo Laverde, tratando de averiguar cómo el negocio del narcotráfico marcó la vida privada de quienes nacieron con él.

martes, 6 de diciembre de 2011

FIN - DAVID MONTEAGUDO

OPINIÓN:
Me decidí a leer esta novela porque tuvo buena acogida por la crítica y por ser la primera publicada de un escritor que me causó cierta simpatía. Pero su lectura, sinceramente, no me ha aportado nada.
La novela está narrada en presente y tiene tramos dialogados y tramos descriptivos. Monteagudo se desenvuelve mejor en los diálogos, sobre todo cuando la novela va avanzando; sin embargo, hay algunos diálogos tan reales que chirrían ya que parecen meras copias de la lengua hablada y no recreaciones de la misma.
En cuanto a las descripciones, muchas veces se nota un afán locativo desmesurado. El autor no sólo describe elementos que no aportan nada a la escena, sino que los sitúa con minuciosidad en el espacio, lo que, en ocasiones, contribuye a relajar la tensión narrativa.
En cuanto a lo positivo, la presentación de los personajes (planos y cortos, por otro lado) es buena. Son bastantes y sería fácil olvidarse de quién es cada uno o qué hace. Este punto lo solventa el autor con toda naturalidad introduciendolos progresivamente y haciendo pequeñas alusiones a ellos para recordarnos sus características.
La tensión in crescendo de la novela también está bien lograda aunque el final sea, para mi gusto, tan abierto que no da lugar a interpretaciones fundadas múltiples, sino meramente especulativas.
El argumento, bastante manido, es tan cinematográfico, que la adaptación para el cine ya está en marcha.
Recomendado para: amantes de la serie B.

SINOPSIS SEGÚN LA EDITORIAL:
Un grupo de antiguos amigos, que ya no tienen nada en común excepto un turbio episodio del pasado, se reúne en un refugio de montaña para pasar un fin de semana. La reunión sigue fielmente el guión habitual de estos casos, pero, en plena celebración, un acontecimiento externo alterará por completo sus planes. Sometidos a una creciente presión, cada individuo interpretará los acontecimientos según sus particulares obsesiones; y entre confesiones y rencillas largamente incubadas se irá recomponiendo un esquema sórdido e intrincado de las relaciones que los habían unido en el pasado, todo ello bajo la sombra de una amenaza cada vez más cercana y palpable.