domingo, 7 de abril de 2013

LAS INQUIETUDES DE SHANTI ANDÍA - PÍO BAROJA

OPINIÓN:
Me inicié en la lectura con libros de Enid Blyton, concretamente leyendo Los Cinco, luego pasé a Los Hollister, después la serie Alfred Hitchcock y los Tres Investigadores, La Isla del Tesoro, las obras de Agatha Christie y finalmente, cerca de la mayoría de edad leí muchas obras de Pío Baroja; ahí me di cuenta de lo mucho que me gustaba leer y de la poca cantidad de libros del vasco que había en la biblioteca de mi localidad, también de lo difícil que era conseguirlos en las librerías. Posteriormente descubrí que la obra de Baroja es todavía más extensa de lo que yo creía; en aquella época no había Internet y la información se extraía con pico y pala de las enciclopedias y de los pocos libros especializados que uno podía conseguir. Las listas de bibliografía me ponían los dientes largos, sabía que muchos de los libros citados no podría conseguirlos nunca. De lo leído en aquella época recuerdo pocos argumentos, sólo sensaciones, tal vez por eso y por algún motivo más que no viene al caso empecé a escribir el blog, para luchar contra el olvido. A veces me planteo sólo releer y no perder demasiado el tiempo siguiendo novedades.
Las Inquietudes de Shanti Andía es una novela trepidante en la que siempre están pasando cosas: asesinatos, fugas, naufragios, embarazos no deseados, desapariciones y muchas más cosas que la desbordante imaginación de Baroja vuelca en el libro consiguiendo que no despeguemos la nariz de él. Son ciertas las acusaciones de algunos críticos en cuanto a la dejadez de la gramática barojiana, es laísta, hay falta de concordancia de número entre sujeto y predicado en algunas frases (sujeto en singular y predicado en plural y viceversa) y alguna cosa más; pero, desde mi punto de vista eso no importa porque no empaña el sabor de boca que deja el libro al final, el de haber leído una novela con una historia con mayúsculas. Para leer prosa poética y textos con precisión adjetival máxima deberemos leer a su coetáneo Azorín, del cual tengo un recuerdo bastante aburrido.
 Técnicamente es muy moderna, el principal narrador es el protagonista, Shanti Andía, pero hay partes en que la narración la constituyen escritos o narraciones orales de otros personajes; podríamos decir que hay relatos cortos dentro de la propia novela (me pareció fantástica la parte en la que se describe la tripulación del barco negrero El Dragón y de sus vicisitudes), no en vano, para Baroja, la novela es "un saco donde cabe todo". El tiempo en la novela también es fragmentario, la obra es un gran flash back pero las memorias no están escritras de manera lineal.
Recomendado para todo el mundo. Ojalá la mayoría de los best seller de hoy en día tuvieran la mitad de imaginación y de ritmo que esta novela.

SINOPSIS SEGÚN LA EDITORIAL:
El protagonista de LAS INQUIETUDES DE SHANTI ANDÍA (1911) va recopilando, en su vejez desengañada, los fragmentos de un diario escrito en diferentes épocas de su vida. Por él conocemos su infancia en el pueblecito vasco de Lúzaro, su juventud soñadora en tierras gaditanas, sus venturas y desventuras como capitán de fragata, y sobre todo la fascinación por su tío Juan de Aguirre, trasunto de antiguos marinos vascos y verdadero héroe de la novela, cuya vida aventurera está plagada de pintorescas peripecias. Desde la conciencia de una vida malgastada, Shanti Andía muestra una nostalgia inmensa por el mar de antaño, que recorrían hombres llenos de impulso viril y de anhelo de aventura, siempre en conflicto con la sociedad convencional. Como en otras de sus obras, Pío Baroja (1872-1956), que tuvo en cuenta sus recuerdos familiares, conjuga magistralmente en esta obra a la vez hermosa y apasionante, la acción con los acentos líricos e íntimos.

jueves, 4 de abril de 2013

EL MAESTRO DEL PRADO - JAVIER SIERRA

OPINIÓN:
Según el diccionario de la RAE, la séptima acepción de la palabra castaña es: 
7. f. coloq. Persona o cosa aburrida o fastidiosa.
 Pues bien, nos encontramos ante una novela castaña.
He aquí algunas de las notas que tomé leyendo el último trabajo de Sierra:
1.- Personajes estreotipados, estudiante con ansias de saber, monje erudito en  una biblioteca que no tiene libros sino volúmenes, maestro misterioso que ilumina a su discípulo.
2.- Trama simplona 
3.- Texto como pretexto para contar un montón de claves ocultas en cuadros del Prado. Podría ser un texto divulgativo pero es mejor ponerlo en medio de una trama castaña para venderlo como novela ya que así se coloca en el mercado con más facilidad. Si alguien se acuerda de El Mundo de Sofía, sabrá lo que es un texto como pretexto, pero aquel libro (perdón, volumen) tenía utilidad, La Castaña del Prado no.
4.- Diálogos preocupantemente infantiles.
Recomendado para: seguidores acérrimos de Cuarto Milenio y, en general, para personas que podrían llegar a creer que en el folleto de Lidl hay claves ocultas, más allá de lo subliminal, que contienen instrucciones de la Merkel para ejecutar una gran conspiración que lleve a Alemania a la supremacía económica mundial.

SINOPSIS SEGÚN LA EDITORIAL:
Al más puro estilo de los relatos de enigmas de Javier Sierra. El maestro del Prado presenta un apasionante recorrido por las historias más desconocidas y secretas de una de las pinacotecas más importantes del mundo, el Museo del Prado.

Una historia fascinante de cómo un aprendiz de escritor aprendió a mirar cuadros y a entender unos mensajes ocultos que difieren de la ortodoxia de la Iglesia católica, una institución que en el Renacimiento era visto más como opresores que como espiritual.

Una nueva obra que entusiasmará a los miles de seguidores de Javier Sierra.