jueves, 21 de noviembre de 2013

LA MANO INVISIBLE - ISAAC ROSA


OPINIÓN:
Isaac Rosa está abonado con éxito a la exploración de temas de actualidad social como son el acoso escolar que reflejaba en su obra El país del miedo o el mundo laboral del que nos habla en La mano invisible.
Y cuando digo que está abonado con éxito, lo digo porque La mano invisible me ha gustado mucho, aparte de sorprenderme. Es una novela sobre el mundo laboral pero en la que no aparecen jefes, en la que el trabajo no tiene sentido, por lo cual más que ser una temática sobre el mundo laboral a secas, podría decirse que el tema es la relación de los trabajadores con el trabajo, cómo se sienten estos frente a su actividad diaria: ¿Son mercenarios que trabajan por dinero? ¿Necesitan identificarse con su empresa o con el producto que están fabricando? ¿Se sienten orgullosos de transformar una materia prima o simplemente alquilan sus manos para ello? ¿Necesitamos que nuestro trabajo tenga un sentido para realizarnos como personas? ¿Seríamos capaces de trabajar en un entorno completamente  deshumanizado y maquinal? ¿Podría servir el trabajo como espectáculo?
Detrás de todo trabajador hay una historia personal, con vocaciones y frustraciones, con necesidades y coyunturas que lo hacen actuar de una manera determinada ante una situación concreta. Rosa va tensando poco a poco las relaciones entre los trabajadores que empiezan a buscar porqués a lo extraño de la situación en que se encuentran; ahí podemos ver las diferentes actitudes frente al trabajo y los diferentes caracteres de unos personajes de carne y hueso en un escenario atípico; asimismo Rosa tensa al lector preguntándole ¿Que pasaría en un mundo sin competitividad, sin ganas de mejora o ascenso? ¿Cómo funciona la presión grupal sobre trabajadores que no opinan igual que la mayoría del resto de sus compañeros?
Me ha parecido una gran novela con muchas preguntas para cada una de las cuales existen muchas respuestas. He ahí uno de los grandes méritos del autor, además de divertirnos, nos hace pensar de lo lindo.

SINOPSIS SEGÚN LA EDITORIAL:
No es habitual en la narrativa reciente y por eso lo advertimos: en esta novela los protagonistas trabajan. Mucho. De hecho, no hacen otra cosa. Y no precisamente de forma creativa o intelectual; no son cineastas ni investigadores ni mucho menos escritores. Algunos incluso trabajan con las manos. Y hasta sudan. Y por supuesto se cansan. Y enferman, se duelen, se aburren, se desesperan. Sienten cada mañana ese malestar común a tantos trabajadores que esperaban otra cosa del mundo laboral. En las páginas de La mano invisible encontrarán gente que pone ladrillos, monta piezas en cadena, corta carne, cose, friega, carga cajas. Pero no saben con qué finalidad. Sólo una cosa es segura: una mano mueve los hilos y puede convertir su jornada en una pesadilla. 
Mediante una historia llena de tensión y estupor, Isaac Rosa aborda uno de los grandes temas de nuestro tiempo, el mundo laboral y cómo nuestra percepción del trabajo ha ido cambiando desde dentro, desde el deterioro que sufren cada vez más trabajadores. Siempre innovador, pero preservando una voz inconfundible, Isaac Rosa abre progresivamente un punto de vista que dejará al descubierto su excepcional planteamiento y nuestro admirado asombro.

sábado, 9 de noviembre de 2013

ABSOLUCIÓN - LUÍS LANDERO

OPINIÓN:
Luís Landero es un contador de historias pero, sobre todo, es un autor que reflexiona sobre sus historias, pues nada es gratuito en su escritura. Por otro lado, el detalle y la minuciosidad en él no aburren pues su preción léxica nos permite paladear párrafos de altísima calidad, donde tanto implícita como explícitamente se nota el cariño del autor por las palabras. 
Teniendo en cuenta lo anterior, y si volviéramos a nuestra época de instituto, podemos decir que tanto el fondo como la forma de esta novela me han encantado. El fondo es una reflexión sobre el perdón por los errores propios, sobre la expiación de los pecados, a través de la historia de un personaje que nos tiene siempre pendiente de sus movimientos, de ¿qué narices hará éste ahora? La forma, como he dicho, es  léxicamente precisa y sintácticamente brillante. Parece fácil, pero que nadie se engañe: combinar una historia que enganche un poco, con reflexión profunda y  con precisión quirúrgica en la escritura  sólo está a la altura de tipos como Landero.
Recomedado para: paladares refinados.


SINOPSIS SEGÚN LA EDITORIAL:
 Tras una vida errática e insatisfecha, Lino ha conseguido finalmente ser un hombre feliz. Es un jueves de mayo, y ante él se abre un futuro espléndido. El domingo se casará con Clara, y hoy, como anticipo de ese día venturoso, se celebrará una comida familiar. Todo invita, pues, a la armonía y a la dicha. En la cuenta atrás de esa mañana, Lino recapitula su pasado, desde que constató en su adolescencia que vive en un mundo hostil, hasta que, unos meses atrás, entró a trabajar en un hotel y allí conoció a Clara, y al señor Levin, y se inició un periodo que lo llevaría hasta este milagroso día de primavera. Pasea confiado por Madrid, aunque de vez en cuando lo asaltan presagios inquietantes. De pronto se ve envuelto en un altercado callejero, a partir del cual el feliz día de mayo se irá convirtiendo en una pesadilla que lo lanzará a la aventura del camino y a las desventuras de la culpa, y también a la búsqueda desesperada de una posible absolución que le otorgue un remanso de paz consigo mismo y con el mundo.