domingo, 22 de diciembre de 2013

AIRE DE DYLAN - ENRIQUE VILA MATAS



OPINIÓN:
La verdad es que me  ha dejado un poco frío este libro. Tal vez esperaba mucho de él, pero el caso es que empezó gustándome mucho pero, a medida que iba leyendo, el interés iba menguando hasta que empecé a desear que se acabara para empezar otra cosa.
La novela nos habla de muchos temas, como la fama del progenitor que se come al hijo, las relaciones paterno-filiales, el choque generacional, la indolencia frente al esfuerzo, la impostura frente a la autenticidad, los problemas existenciales etc. El problema, para mi gusto, es lo esperpéntico de los personajes y de algunas situaciones. El abuso de la intertextualidad y la cita, bien sea literal, recreada o inventada no me interesa.
 Lo mejor de la novela, desde mi punto de vista, es la estructura narrativa y la reflexión sobre la propia ficción y su relación con la realidad.
Como decía al principio, me ha dejado frío, no me ha gustado pero tampoco me ha disgustado. Me recordó  a Los detectives salvajes de Bolaño (en aquel caso acabé tan harto que ni escribí reseña) y a Paul Auster.

SINOPSIS SEGÚN LA EDITORIAL:
«Al igual que Dylan mi padre fue un raro», dice Vilnius, más conocido como el pequeño Dylan, mezcla del cantautor americano y Rimbaud, convencido de que el fantasma de Lancastre, su difunto progenitor, le está traspasando sus recuerdos y clama venganza. Mientras el joven Vilnius se dedica a completar su Archivo General del Fracaso, busca a alguien que reconstruya las memorias de su padre y funda la infraleve y muy ligera sociedad Aire de Dylan, cuyos miembros intentarán desenmascarar a los asesinos de Lancastre en el transcurso de una representación teatral. La nueva novela de Enrique Vila-Matas es un homenaje al mundo del teatro y una divertida e implacable crítica del postmodernismo, contada a través de la relación de un padre y un hijo que personalizan el duro contraste entre la cultura del esfuerzo y el creativo arte de encogerse de hombros y no hacer nada, como Oblomov, el personaje «radicalmente gandul» de la literatura rusa

miércoles, 11 de diciembre de 2013

CRÍMENES EXQUISITOS - ABARCA Y GARRIDO


OPINIÓN:
Estamos ante lo que mi madre denominaría "una novela de piscina".
Pregunta:  ¿Y qué es una novela de piscina según Doña Amalia?
Respuesta: una obra entretenida, que te hace pasar un buen rato, sin mayores pretensiones. Ocio, entretenimiento ideal para el verano, literatura para desconectar.

La trama me ha gustado; a pesar de enrevesarse más de la cuenta en alguna ocasión está bien forjada. Sin duda el hecho de Vicente Garrido sea criminólogo y Nieves Abarca haya trabajado en una comisaría de policía local han ayudado a ello.
La parte débil de la novela, según mi opinión, es la caracterización de los personajes, especialmente los femeninos. Así, los tres principales: la poli, la periodista y la abogada son guapas, interesantes e inteligentes; hay algo de idealización en ellos. En los personajes masculinos pasa algo similar pero no tan exagerado.

Recomendado para los que han disfrutado de El guardián invisible de Nieves Redondo, novela posterior a Crímenes exquisitos y de más calidad

SINOPSIS SEGÚN LA EDITORIAL:
El cuerpo de Lidia Naveria, una joven de la alta sociedad coruñesa, aparece flotando en el estanque de Eiris recreando la famosa Ofelia de Millais. ¿Qué relación tiene este crimen con el macabro asesinato acontecido meses antes en la Abadía de Whitby? La inspectora Valentina Negro, con ayuda del famoso criminólogo Javie r Sanjuán, liderará una investigación que la llevará a colaborar con Scotland Yard, en una oscura trama a caballo entre A Coruña y Londres. Lo que nadie puede llegar a sospechar es que en la vertiginosa cuenta atrás para atrapar al asesino, deberán enfrentarse a las obsesiones más inconfesables de la sociedad actual.