domingo, 25 de septiembre de 2016

TEATRO / EL PEQUEÑO PONI - TEATRO BELLAS ARTES

OPINIÓN: Me ha parecido una buena manera de empezar la temporada teatral ya que El pequeño poni presenta un texto bastante sólido con diversas capas de significado.
 No es solamente habla del acoso escolar -de hecho solo hay dos actores sobre el escenario y ambos son adultos- sino sobre todo de la reacción de los padres cuando el hijo es acosado y de la proyección de sus propias formas de entender la vida en las decisiones sobre el futuro de su hijo, al margen de lo que él quiera o le convenga. El engaño, la visión que las personas tienen de sí mismo frente a la que proyectan, la unión de la familia cuando la cosa se pone dura, qué es construir y qué es destruir en las discusiones y el autoengaño, son otros temas que enriquecen el texto.
 Cuando el  texto es bueno, aunque los actores no estén  especialmente bien, la obra suele sostenerse; tampoco es éste el caso: me pareció que María Adónez estuvo mejor que Roberto Enríquez al que le tocaron la las pocas frases desafortunadas de la obra, pero ambos estuvieron a buen nivel. Sobre Roberto Enríquez tenía mis dudas después de haberlo visto hace tiempo en Hispania pero, aunque sigue abusando de algunos gestos con las manos (como pasárselas por el cabello), representó bien su papel.
Recomendado para: maestros, padres y amantes del drama en general.


Roberto Enríquez y María Adónez saludando al final del espectáculo


SINOPSIS SEGÚN LA COMPAÑÍA:
Esta obra está inspirada en los hechos reales que tuvieron lugar en Estados Unidos durante el año 2014.

A Grayson, un niño de nueve años de edad, tras sufrir varios ataques físicos y verbales, le fue prohibida la entrada al centro escolar en donde estudiaba por llevar colgada a sus espaldas una mochila de Mi pequeño pony. La dirección del colegio consideró “detonante de acoso” el hecho de que Grayson acudiera a clase acompañado de la mochila de sus dibujos animados favoritos, acusándole de haber provocado “disrupción en el aula”. A día de hoy, la escuela se defiende alegando que nunca tuvieron intención de agredir a Grayson, sino que fue una estrategia para detener el acoso.

Un mes antes, y al igual que Grayson, otro chico de la misma edad, Michael Morones, tuvo serios problemas en la escuela llegándole a ocurrir algo muy parecido. También era seguidor de los mismos dibujos animados.

De esta forma, la famosa serie de animación My Little Pony —que, paradójicamente, dedica sus capítulos a La magia de la amistad y los valores del compañerismo, se ha convertido inesperadamente en uno de los mayores símbolos de la lucha contra el bullying.

Esta obra está dedicada a Michael Morones, a Grayson Bruce y a todos los niños y niñas que, como ellos, han sufrido insultos y agresiones sin que ningún adulto a su alrededor haya hecho nada por evitarlo.

Una obra sobre el acoso escolar, esa dolorosa realidad en la que viven atrapados cada vez más niños y niñas de todo el mundo; una reflexión acerca de la libertad, el miedo y el instinto de protección; un retrato de la ceguera, la ineptitud y los prejuicios sociales de los adultos.